La moda se pasa a la producción en masa de mascarillas

por | julio 22, 2020

¿Qué papel debo jugar en la lucha contra el Covid-19? Cuando eres un industrial textil, esta pregunta lleva en primer lugar a la protección de los empleados, pero luego provoca una reflexión sobre la posibilidad de ayudar. Siguiendo la estela de China, donde varias plantas de fabricación de prêt-à-porter transformaron sus líneas de producción para la producción de mascarillas, los fabricantes europeos comienzan a involucrarse. Un rectángulo de tela que ya escasea en varias unidades de cuidado y que los particulares no son capaces de conseguir.

Para contrarrestar esta escasez, Tissages de Charlieu anunció su intención de fabricar mascarillas lavables a escala industrial. El prototipo desarrollado tiene que recibir hoy la aprobación de la Dirección General de Armamentos. Esta fábrica situada en el norte de Roanne (Loira), que generalmente diseña telas jacquard para el sector de la moda y la aeronáutica, señala que tiene capacidad para producir entre 30 000 y 50 000 mascarillas al día adaptando su maquinaria.

En la misma línea, la empresa de Lozera Atelier Tuffery, especialista en denim, también compartía el lunes en Facebook su voluntad de fabricar mascarillas y ponerlas gratuitamente a disposición de todo aquel que las necesite. “Se trata de ofrecer soluciones alternativas para la fabricación de mascarillas protectoras sencillas, no de clase FFP2 o FFP3”, especificó el fabricante.

Los especialistas franceses en fabricación de mascarillas quirúrgicas y profesionales (de diferentes niveles de protección) ya están trabajando a pleno rendimiento. La Comisión Europea, que se reunió el viernes pasado, instó a los Estados miembros a coordinar la producción y mostrar solidaridad tras algunos deslices diplomáticos sobre el tema… El diario Les Echos precisa que se han puesta en marcha vías complementarias y que “se ha contactado a los fabricantes textiles para transformar temporalmente las líneas de producción para la producción de mascarillas”. Así que a las iniciativas anteriores podrían sumarse otros actores de la industria de la moda en los próximos días.

Los empresarios del sector textil también se han involucrado en Italia, un país muy afectado por la pandemia. Un fabricante de corbatas de Calabria, por ejemplo, decidió usar sus restos de tela para elaborar mascarillas, según indicó la AFP. “Los fondos recaudados se destinarán a la región de Calabria para que pueda comprar equipos médicos”, explicaba el jefe de la empresa, Maurizio Talarico.

Con sede en la región de Piamonte, el grupo de moda Miroglio también ha cambiado parte de su producción para fabricar mascarillas lavables, con el objetivo de conseguir un volumen de 600 000 mascarillas en dos semanas. La región ha dado luz verde, sin embargo, aún no ha conseguido la certificación CE, según informa Le Corriere della Sera.

Por último, al personal sanitario también le hace falta el otro producto de barrera para combatir la propagación del coronavirus: el gel hidroalcohólico. El domingo, el grupo de lujo LVMH anunció que comenzaría a fabricarlo en masa en tres de sus plantas francesas dedicadas a la perfumería para abastecer gratuitamente a los hospitales. Sin embargo no ha anunciado ningún proyecto relacionado con la fabricación de mascarillas en sus fábricas textiles.